Carbón activado

El carbón activado contiene un laberinto de diminutos poros con tamaños que oscilan entre 500-1000 nm y una superficie de unos 1000 metros cuadrados por gramo. La naturaleza de esta superficie permite la adsorción de las impurezas orgánicas del agua y la descomposición catalítica del cloro libre y, más despacio, de las cloraminas. Diagrama de carbón activado

Se aplica en:

  • Cartuchos de pretratamiento
  • Filtros de ventilación de material compuesto
  • Cartuchos de purificación final

 

 

 

 

 

¿Cómo funciona?

La gran superficie del carbón activado significa que los compuestos orgánicos se adsorben a la superficie a través de las fuerzas iónicas, polares y de Van der Waals. El carbón activado suele utilizarse en combinación con otras tecnologías en el proceso de purificación del agua y su uso debe tenerse en cuenta para el diseño del producto. Una de las principales ventajas del carbón activado en el proceso de pretratamiento es que elimina cualquier cloro o cloramina